La madurez es la etapa de la vida en la cual ya ha pasado la tempestad... pero aún continúa relampagueando.

La madurez es el arte de vivir en paz con lo que es imposible cambiar.

Somos personas maduras cuando guardar un secreto nos causa mayor satisfacción que divulgarlo.

Hemos llegado a la edad madura cuando, teniendo para escoger entre dos tentaciones, elegimos la que nos permite llegar a casa más temprano.

Madurez es la habilidad de realizar un trabajo aunque no tengamos supervisores, llevar dinero en el bolsillo sin gastarlo y soportar una injusticia sin desear la venganza.

Puede ser que la vida no sea la alegre fiesta a la que esperábamos llegar, pero ya que estamos aquí, es mejor que bailemos.

Es una lástima que el lapso entre ser demasiado joven y demasiado viejo sea tan breve, y que tengamos que decir con tristeza: ¡Qué temprano se nos hizo tarde!

Somos maduros cuando llegamos a la conclusión de que hay que tolerar los defectos ajenos, pero no por eso justificar los nuestros.


Para cuando nos “toque” (o ya llegamos???)..cuál se llevan?